¿Por qué se nos arrugan los dedos con el agua?

¿Por qué se nos arrugan los dedos con el agua?

Nadie se sorprende si después de pasar un buen rato metido en el agua, se da cuenta de que tiene las palmas de las manos o los pies completamente arrugadas. La explicación de por qué nuestro cuerpo reacciona así, podría haber sido desvelada por fin por los científicos de la Royal Society.

Nuestra piel está formada por capas diferentes, que principalmente son la dermis (capa más interna) y la epidermis (capa más externa). Cuando entramos en contacto con el agua, estas capas absorben líquido como si fuesen esponjas y aumentan de tamaño, como la epidermis es capaz de absorber más cantidad, crece más, y el resultado es que se forman pliegues. Pero no solo es esto, también se ha demostrado que se trata de un proceso activo controlado por el sistema nervioso, lo que motiva una pregunta: ¿tiene alguna ventaja que se nos arruguen los dedos?

Tras unos experimentos en la Universidad de Newcastle, un grupo de científicos cree haber respondido a esta pregunta con un rotundo ““. Al parecer, estos pliegues mejoran enormemente nuestra capacidad para agarrar objetos debajo del agua, y en el caso de los pies, nos permitiría caminar sobre superficies mojadas sin resbalarnos. En estos experimentos, unos voluntarios tenían que coger canicas mojadas con los dedos arrugados y sin arrugar. El resultado fue revelador, con las manos arrugadas se podían coger las canicas mucho más rápido.

Así pues, esta peculiaridad de nuestra piel, resulta ser una ventaja evolutiva que mejora nuestro agarre en condiciones húmedas, algo parecido a lo que hacen los surcos de las ruedas de los automóviles. Lo interesante es que esta mejora solo se activa cuando hace falta, cuando hay agua, y así no perdemos sensibilidad el resto del tiempo cuando tenemos los dedos secos.

¿Qué te parece cómo funciona nuestro cuerpo? ¿No crees que es fascinante?