Los lujosos barcos hundidos de Calígula

Los lujosos barcos hundidos de CalígulaCayo Julio César Augusto Germánico, fue el tercer emperador del Imperio Romano. De pequeño, acompañaba a su padre, considerado un gran general, en sus expediciones militares, donde se ganó el apodo de “Calígula” (botitas), diminutivo del nombre de las sandalias que utilizaban los militares llamadas “cáligas“. Su administración, aunque comenzó bien, derivó hacia a una grave crisis económica debido a errores políticos. Pero lo peor fue, que el poder lo convirtió en un tirano dementemegalómanocruelextravagante y pervertido sexual.

Calígula, llegó a ser muy odiado por todos, incluso el senado comenzó una conspiración para eliminarlo, que acabó con su asesinato y posterior condena a la “damnatio memoriae“. Esto consistía en eliminar todo lo que pudiera recordarle: estatuas, imágenes, monumentos…

De todo lo que fue destruido, destacaban dos descomunales embarcaciones de recreo, comparables con palacios flotantes, que había ordenado construir en el lago Nemi, cerca de Roma. Durante muchos siglos se supo que las naves seguían allí hundidas en algún sitio. Incluso algunos pescadores o buceadores, recogían alguna prueba de ello de vez en cuando. En 1928, se decidió drenar el lago entero para recuperarlos, y 3 años después, ambos estaban al descubierto, convirtiéndose en joyas históricas de valor incalculable, llenas de material de ornamentación y lujo.

Por desgracia, en 1944 los nazis lo quemaron todo intencionadamente, al huir de Roma.