Kilroy was here

“Kilroy was here” (Kilroy estuvo aquí) es un graffiti que se popularizó durante la Segunda Guerra Mundial. Consiste en la caricatura de una hombre asomando la nariz por encima del muro al que está agarrado con ambas manos.

La teoría más aceptada es que el creador fue un trabajador de astilleros de Quincy llamado Jim Kilroy que a medida que revisaba los remaches de las planchas de acero, las marcaba con esta señal para diferenciarlas de las demás. Estas marcas acababan en los barcos de transporte de tropas a la vista de miles de soldados y por eso se hizo famosa.

Una curiosidad, es que en 1944 en Londres, una anciana fue asesinada y la única pista fue una pintada en la parede que decía: “ha sido Kilroy”. Inmediatamente la policía sospechó de las tropas americanas. Mientras tanto, el verdadero asesino, un vecino desequilibrado de nombre Kilroy, se preguntaba por qué nadie había ido a detenerlo todavía.