El truco del Emergo

El director norteamericano William Castle era famoso por acompañar sus películas de ambiciosas promociones y trucos de marketing. Y esto, a pesar de que habitualmente se trataban de producciones de serie B.

En su película House on haunted hill, había colocado en algunos de los teatros donde se proyectaba, una serie de poleas y cuerdas para que en el momento más oportuno, apareciera un esqueleto flotando por la sala para aterrorizar al público… ¡el emergo! El nombre en latín significaba “yo emerjo”.

Y lo de aterrorizar, era al menos la primera vez, porque las siguientes veces simplemente contribuía a la diversión general como blanco del bombardeo de vasos vacíos y palomitas.