El origen del “olé, olé, olé” en el fútbol

La palabra ole u olé es una interjección para animar o aplaudir. Su origen es árabe y suele considerarse símbolo de la cultura española. Su ámbito más común es el flamenco o los toros, pero ha llegado a colarse en el fútbol dentro de uno de los cánticos más famosos del mundo.

En 1982, la Real Sociedad ganó la liga española, y los aficionados en el antiguo estadio de Atocha de San Sebastián comenzaron a cantar: “campeones, campeones, hobé, hobé, hobé” que en euskera quiere decir “campeones, campeones, los mejores, los mejores, los mejores“. El cántico se extendió al resto de España como “oé, oé, oé” y finalmente al resto del mundo, que lo malinterpretó creyendo que era “olé, olé, olé” que parecía más propio de España.