El corte de digestión en verano

El corte de digestión en veranoPor fin lo sabemos, es falso que después de comer no se pueda uno meter en el agua, ya que el causante de este “corte” no es la comida sino más bien un cambio brusco de temperatura, conocido como hidrocución.

Normalmente el cuerpo está a una temperatura alta por la exposición continua al sol, mientras que la del agua puede estar mucho más baja, por eso no es nada recomendable tirarse de golpe porque el cambio brusco, en cuestión de segundos, es lo que provocará el mareo o la pérdida de conocimiento. Los niños deben tener cuidado porque al realizar actividades su temperatura sube y es por eso que no es bueno que se zambullan rápidamente en el agua.

Pero, como se ha dicho, no tiene nada que ver con lo que comemos. Sí es cierto, que en las horas del almuerzo la intensidad de sol es mayor, con lo que nuestra temperatura sube. Además una comida copiosa provoca que el cuerpo esté más susceptible a un gran cambio de temperatura. Lo ideal es entrar al agua poco a poco, mojando articulaciones, cuello y sobre todo la cabeza. Y después de comer nada de hacer actividades en el agua.