El bulo del detector de orina en la piscina

El bulo del detector de orina en la piscinaLo hemos escuchado y lo hemos visto en alguna película. O puede que el supuesto amigo de un amigo haya sido testigo del efecto. Parece ser que existe un compuesto, que añadido al agua de la piscina, es capaz de reaccionar con la urea de la orina. De esta forma se tiñe el agua de un color brillante (verde, amarillo, azul…) y se delata al culpable.

Aunque el famoso nadador estadounidense, Michael Phelps, ganador de 22 medallas olímpicas, admita que todo el mundo lo hace, orinar en la piscina no es nada higiénico y sería estupendo que el mencionado producto existiese, sin embargo, no es así.

El mito se basa en que la incertidumbre de que dicho detector pueda estar en la piscina, disuade a los bañistas a orinar en el agua, simplemente por la posibilidad de que sea verdad. Pero basta con pensar en algunos detalles para darse cuenta de que no es posible. Por ejemplo, la proporción de orina en el agua sería demasiado pequeña para activar ningún indicador, el sudor también activaría el colorante, o el mejor de todos, algo tan conocido, debería ser fácil de comprar por internet, ¿no? Pues la búsqueda “comprar detector orina piscina“, por ejemplo, no arroja ni una sola tienda o marca que lo venda.