El arte de robar las almas

El arte de robar las almasMuchas culturas ancestrales se niegan a ser fotografiadas porque piensan que aquellos mágicos objetos podrían robarles las almas.

Guido Boggiani, artista y etnólogo italiano, decidió averiguarlo e hizo un viaje por Sudamérica hasta llegar a Chaco en Paraguay para retratar a los indígenas. Pero despareció y no fue hasta mucho tiempo después cuando fue hallado por otro explorador. Encontró en una tumba los restos de Boggiani, el cual estaba decapitado. Lo curioso es que también enterraron con él su cámara de fotos (en su carrete apareció muchas fotografías de indígenas), y quien sabe si fue porque ese artilugio podía robarles el alma y había que hacerlo desparecer. Nunca se supo que ocurrió realmente.

Estas fotografías que alimentan la leyenda se pueden ver en el Museo Pueyrredón en Argentina.